Mira que me fastidia a mí tener que salir en defensa de Zapatero. No me gusta nada el partido socialista, pero es que claro, sabiendo de donde veníamos y temiendo a donde íbamos, uno casi hasta se congratula de la victoria sociata. Ayer no sabía si reír o llorar ante las palabras de los santos barones del PP (ese partido nos metió en una guerra ilegal) que acusaban a Zapatero de radical y extremista. Frases como "Ya veníamos advirtiendo que Zapatero es un radical", calificativos como agitador (esto me suena a insulto propio de franquista), y otras lindezas posteriores a la comisión del 11-M me hicieron creer que la fiebre que arrastro por mi resfriado había sobrepasado los 40 grados y que todo era producto del delirio. El bocazas mayor del PP, Eduardo Zaplana llegó a decir que Zapatero dejó "el camino sembrado de bombas" y que "pronto se va a arrepentir".
¿Zapatero radical? Ya, vamos...
Manda huevos...como dijo alguno con la elegancia que caracteriza a su partido.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Por mucho que lo niegues Buk, te está saliendo la vena socialista. Arriba parias de la Tierra...

Coñas aparte, es alucinante lo de los PPeros. Si Zapatero es extremista, entonces qué calificativos se merecen personajes como Aznar, Zaplana o Acebes? Espero que por el bien de la salud mental de este país esta gente desaparezca del panorama político.

Donuts

Spiderman ha dit...

Los del PP han perdido el norte. No me meto con sus ideas (por respeto a la democracia hay que aguantar algunos gilipollas), pero su discurso a sobrepasado la derecha extremista para convertirse directamente en fascista y peligroso. Me dan miedo.